Suelo estructurado con alta fertilidad

chernozem2

Suelo no estructurado agotado

pochniz

Una serie de cultivos – tales como la remolacha azucarera, el girasol, el repollo o col, el lino, – durante su cultivo prolongado en el mismo campo (monocultivo) disminuyen de manera significativa su productividad por cosecha. Este fenómeno es bien conocido en el ámbito de la agricultura, con el término de “agotamiento del suelo”. Este fenómeno es causado por diversos motivos, que provocan el empeoramiento de las propiedades del suelo, tales como: el agotamiento unilateral del fósforo y del potasio del suelo, así como la reducción del nivel de los microelementos; la contaminación del suelo con infecciones patógenas, las excresiones de las propias raíces de las plantas. La incorporación en los suelos de acondicionadores debilita y con posterioridad elimina completamente el efecto nocivo de las “causas” del agotamiento de los suelos, incluso mucho más rápido que el método tradicional de rotación de cultivos. Cuando se emplea el método de rotación de los cultivos se utiliza la capacidad del suelo para efectuar la autolimpieza natural debido a la actividad de su microfauna. Para acelerar el proceso de limpieza del suelo, se incrementa su actividad biológica, mediante la incorporación de peloides (incorporado de conjunto con el estiércol, con los fertilizantes minerales, con los abonos verdes). Y luego el mismo girasol o la remolacha azucarera retornan de nuevo al campo original no al cabo de 5-6 años, sino al cabo digamos, del tercer o cuarto año.

La incorporación del preparado Vigus es particularmente importante para las tierras con bajo contenido de humus a consecuencia de una aplicación prolongada del monocultivo.