Los suelos pobres en materias orgánicas (humus), se tornan menos resistentes a los efectos constantes de los equipos e implementos de labranzas en las condiciones de su uso intensivo y pierden más rápidamente las valiosas propiedades agronómicas tales como la estructuración, la densidad, la porosidad, la capilaridad, la permeabilidad al agua, la franja capilar (contenido de humedad), que son indicadores de la fertilidad de los suelos.

Es importante destacar que, es precisamente el humus la principal fuente de sustancias nutritivas, ya que contiene casi todo el nitrógeno del suelo – 98 – 99%; aproximadamente el 60% del fósforo y del azufre, así como una parte significativa de los demás elementos nutrientes. Por lo tanto, la calidad de la capa de humus del suelo determina decisivamente su rendimiento por cosecha.

Los fertilizantes minerales, al reponer las reservas de las sustancias nutritivas en los suelos y al mejorar la circulación de los elementos nutrientes, no afectan la dinámica del contenido general de humus.

Suelos en buen estado

2-1

Suelos en estado satisfactorio

2-2

Suelos en mal estado

2-3

La aplicación del preparado Vigus al cabo de sólo un año ya produce cambios no sólo cuantitativos, sino también cualitativos en el humus.

El humus nuevamente formado posee una alta actividad biológica, se mejoran las propiedades físicas y químicas de los suelos.

  • se estimula la actividad de todos los tipos de microorganismos que fijan el nitrógeno de la atmósfera y que lo hacen asimilable para las plantas de cultivos
  • intensifica las actividades de los diversos grupos de microorganismos, con los cuales está estrechamente relacionada la movilización de las sustancias nutrientes del suelo y la transformación de la fertilidad potencial en fertilidad efectiva
  • ¡Aumenta en 2-5 veces el número de bacterias que contribuyen a la formación del suelo, de los hongos microscópicos, de las actinomycetales, de las bacterias productoras de celulosa!
  • contribuye a una activación significativa de aquellos grupos de microorganismos que participan en la mineralización de las sustancias orgánicas;
  • enriquece el suelo con los elementos nutrientes disponibles. Durante el proceso de descomposición de la materia orgánica se produce una gran cantidad de ácidos orgánicos y de dióxido de carbono. Bajo su influencia las formas inaccesibles de los compuestos minerales como el fósforo, el calcio, el potasio, el magnesio se tornan disponibles para las plantas

Debido al crecimiento del número de bacterias de silicato, ocurre una constante reposición del potasio intercambiable asimilado por las plantas. Los peloides aumentan el número de microorganismos del suelo, que descomponen los compuestos minerales y orgánicos poco solubles del fósforo. Después de aplicar el preparado Vigus mejora el suministro de las reservas asimilables del nitrógeno del suelo: el número de las bacterias fijadoras de amoníaco aumenta en unas 3-5 veces, en algunos casos aislados, se ha registrado un aumento de las bacterias fijadoras de amoníaco de hasta diez veces; de las bacterias nitrificantes – en 3-7 veces. Gracias al mejoramiento de las condiciones de vida de las bacterias de vida libre al aplicar el concentrado casi en unas 10 veces crece su capacidad de fijar el nitrógeno molecular de la atmósfera. Se ha establecido el efecto estimulante del preparado Vigus sobre los rizobios o bacterias de los nódulos del género Rhizobium trifoli, que viven en simbiosis con las plantas leguminosas (alfalfa, lupino (altramuz), trébol, guisantes, arvejas, habas), así como de los microorganismos de la rizosfera que viven en la zona de las excreciones radiculares de las raíces no leguminosas.

La aplicación del concentrado en una pequeña parcela de campo experimental provocó cambios en el contenido del humus, no sólo en el horizonte cultivable, sino también en todo el perfil del suelo. Mediante la activación de los procesos microbiológicos en el suelo, mejoramos su estructura, lo cual tiene un efecto positivo en el equilibrio del agua y del aire de los suelos.

0002645

El diagrama de la estructura de la cenosis microbiana sencilla:

I — micro-colonia sencilla (microagregado 5—10 mcm),
II — micro-colonia de bacterías poblada (30—50 mcm);
III — gránulo de suelo, poblada de colonias populosas (300—500 mcm);
IV — microcentros (diámetro general 0,5—5 lip):
1 — capilar, relleno con solución de suelo;
2 — película de sustancia húmica;
3 — material vegetal;
4 — colonias pobladas de micróbios;
5 —gránulo de minerales del suelo;
6 – poro.