La incorporación de acondicionadores del suelo mejora las propiedades físicas y físico-químicas del suelo, así como su régimen de aire, de agua y térmico. Los peloides de conjunto con las partículas minerales y orgánico-minerales del suelo forman el complejo de absorción de los suelos lo cual condiciona su capacidad de absorción. La incorporación del preparado Vigus conduce a que las sustancias húmicas, envuelven, pegan entre sí las partículas minerales del suelo, contribuyendo de ese modo a crear una estructura grumosa-granular estable al agua muy valiosa, mejorando la capacidad de dejar pasar el agua y de retención del agua del suelo, de su transpirabilidad. Los ácidos húmicos son una de las principales sustancias activas empleadas en los acondicionadores de suelos, poseen la capacidad de gelificación. Gracias a esta cualidad, después de realizar el tratamiento a los suelos con el preparado Vigus, aumenta la capacidad de retención de agua en los mismos.

1dg

1. El riego y las precipitaciones
2. La evaporación
3. El pie de capa arable de suelo
4. El ascenso capilar del agua

Es precisamente mediante la aplicación de acondicionadores, que los suelos conservan por un período más prolongado las propiedades satisfactorias cuando se utiliza el riego intensivo, incluyendo el riego por goteo, empleando altas dosis de fertilizantes minerales.